Queratosis Pilaris o «Piel de Fresa».

La queratosis pilaris, o “piel de fresa” como se le llama coloquialmente, es una reacción de la piel muy habitual, especialmente en niños y que suele desaparecer con el tiempo, pero… ¿de qué se trata realmente?. Os sacamos de dudas.

Hablamos de una afección cutánea muy común que se caracteriza por pequeñas protuberancias ásperas y rugosas en la piel, que a menudo se asemejan a la textura de la piel de gallina o fresa, de ahí su nombre.

Estas protuberancias generalmente aparecen en áreas como los brazos, los muslos, las nalgas y en ocasiones, el rostro, no siendo perjudicial ni contagiosa.

Si bien las causas exactas de la queratosis pilaris no se conocen detalladamente, sí se cree que está relacionada con una acumulación de queratina, una proteína dura que protege la piel de sustancias nocivas e infecciones y que forma la capa externa de la piel. Esta acumulación de queratina obstruye los folículos pilosos, lo que lleva a la formación de las pequeñas protuberancias.

Se trata de una afección más común en niños y adolescentes, pero puede persistir en la edad adulta y aunque por norma mejora con la edad, algunas personas pueden experimentarla a lo largo de toda su vida.

En términos generales hay medidas que se pueden tomar para mejorar la apariencia y la textura de la piel afectada:

  1. Exfoliación suave: El uso de exfoliantes suaves, como los que contienen ácido láctico, ácido glicólico o urea, puede ayudar a eliminar las células de piel muerta y suavizar las protuberancias.
  2. Hidratación: Mantener la piel bien hidratada puede ayudar a reducir la sequedad y mejorar la apariencia de la queratosis pilaris.
  3. Cremas con retinoides: Algunas cremas que contienen retinoides pueden ayudar a mejorar la textura de la piel al promover la renovación celular.
  4. Evitar el rascado: Rascarse puede empeorar la condición y provocar irritación. Es importante evitar la irritación excesiva de la piel.
  5. La depilación láser: Son muchos los dermatólogos que remiten pacientes a nuestros centros para tratar la queratosis pilaris a través de la depilación por luz láser.

 

Esto es así porque al tratar el folículo piloso directamente y reducir paulatinamente el crecimiento del vello, estamos reduciendo la principal obstrucción que sufre el poro. Si a ello le unimos como hemos dicho la exfoliación habitual suave, liberaremos paulatinamente la oclusión del poro por lo que el aspecto inflamado y rugoso desaparecerá.

Si bien hay que tener en cuenta que los tratamientos con retinoides, beneficiosos par la «piel de fresa», no son compatibles con la depilación láser.

En cualquier caso hemos de saber como ya hemos indicado, que más allá de su aspecto antiestético, no ha de preocuparnos este tipo de afección siempre que tengamos buenos hábitos de cuidado

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *